Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
27 abril 2011 3 27 /04 /abril /2011 23:52


 

clip image002 thumb[2]En el principio no era el verbo, dicen las Sacerdotisas, era el útero. El huevo cósmico de donde surge toda la vida. De las aguas primordiales emergió la Diosa Origen y parió el cielo y la tierra, la pareja sagrada, los hermanos gemelos, hombre y mujer, que también son amantes, consortes, creadores como su Madre de todo lo que cambia y lo que permanece. Los antiguos la vieron como pájaro o como serpiente, con la vulva expuesta y abierta como una puerta al útero sagrado de donde todo sale y a donde todo vuelve y se regenera.

Pero esto desafortunadamente desapareció. Lilith fue ignorada como primera esposa de Adán. La religión judeocristiana, tal como la conocemos, sería sólo una manifestación más del patriarcado, según las sacerdotisas y adoradoras de la Diosa. Una manifestación poderosísima a la luz del modo en que se ha impregnado en el imaginario colectivo. Para ellas, la serpiente, lejos de ser malvada, es una Diosa dadora de conocimiento.

Las brujas, asesinadas brutalmente durante siglos, no son más que chamanas, hijas de la Diosa como todas las mujeres y los hombres aunque ellas comprenden mejor de qué se trata el ciclo de la vida, porque en su cuerpo algo renace y algo muere mes a mes. Entonces el culto a la Diosa no sería más que una vuelta al origen. Una vuelta al cuerpo, a descubrir en el cuerpo de las mujeres el secreto de lo sagrado, la generación de la vida. 

 

circulo-copia-1.gifLos primeros ritos iniciáticos se basa en lo femenino, los ritos de las mujeres giran en torno a sus ciclos y la iniciación sacraliza los momentos fundamentales de la pubertad, la menstruación, el amor sexual, el alumbramiento y la maternidad. También incluyen los ciclos, más amplios, de la Naturaleza y el retorno de las estaciones, que honran el lugar que ocupa la Diosa en el ciclo cósmico.

 

tarot_epicureo--2-.jpgLA SACERDOTISA EN EL TAROT

La misteriosa carta de la Suma  Sacerdotisa guarda con celo sus secretos y sus conocimientos sobre los arcanos. Esta carta simboliza el inconsciente, la preocupación por nuestros mundos interiores, las fuerzas espirituales y la comprensión de verdades más elevadas mediante los sueños y la intuición. Mujer sabia, La Sacerdotisa es la diosa de la fertilidad y se le atribuyen dotes curativas. Con sus facultades intuitivas y su clarividencia, intenta crear armonía y equilibrio interior. Hace hincapié en la necesidad de mirar hacia nuestro interior para reflexionar y meditar, para confiar en nuestros sentimientos, y para dejar que nuestros sueños e intuiciones nos guíen. Más observadora que participativa o activa, La Sacerdotisa también puede simbolizar el amor platónico, la manipulación, una pausa en algo que seguía su curso o, incluso, su total detención, lo cual causa dudas y confusión.

 

En el Tarot Rider-Waite, La Sacerdotisa es una mujer madura; pero todavía hermosa... Está sentada entre dos columnas, una negra y otra blanca, con las iniciales "B" y "J" respectivamente; éstas columnas reciben el nombre de "Boaz" y "Jakin" y representan a las dos columnas del porche del Templo de Salomón. Boaz simboliza la fuerza y Jakin, la justicia; que según los tarotistas, éstas representan los dos principios, activo y pasivo que conforman la Sabiduría.

Detrás de la Sacerdotisa, hay un velo estampado con granadas, representando la pureza imperecedera y virginal, pero no se trata de una pureza sexual, sino más bien hace referencia a la pureza del Conocimiento Espiritual, alejado de todo ámbito mundano. Detrás de éste velo y las columnas se puede entrever de fondo, un mar azul:

El agua de donde proviene la Vida (como símbolo de la Creación) y que curiosamente en Psicología esto mismo representa al Inconsciente Humano... En otras palabras, La Sacerdotisa protege todos los secretos del mundo externo (la vida y el origen de todo) y el mundo interno (la mente humana). Lleva sobre su cabeza una especia de tiara con la forma de las tres fases visibles de la Luna (creciente, llena y menguante) que son los tres aspectos de la divinidad femenina, a saber: La doncella, la madre y la anciana. Ésta tiara también simboliza la coronación de la sabiduría como sabiduría -divina como el conocimiento receptivo, pasivo, fértil y reflexivo.

 

Está vestida o cubierta con una túnica y un manto (protección contra mundo exterior para ayudarla a interiorizarse en sí misma) y lleva sobre su pecho una cruz blanca griega (con todos los travesaños o brazos iguales) como símbolo de humildad, heroísmo y sufrimiento, esto como recordatorio, que para alcanzar la Sabiduría de lo Divino inevitablemente nos conlleva al sufrimiento y al valor. En su mano sostiene el pergamino de La Torah, la Ley Hebrea, y que a su vez, como pergamino o como libro, nos está simbolizando la revelación de los secretos ocultos. A su pie izquierdo está pisando una Luna Creciente recordandonos de nuevo el aspecto de lo divino-femenino, o como dice el propio Waite: “Mujer y madre espiritual”. Ésta representa en sí el dominio las pasiones humanas y el mantenerlas siempre ahí, bajo control; a pesar del acoso de toda influencia mundana. La carta de La Sacerdotisa es la guardiana de toda sabiduría que hay detrás de sí; y es ella, al mismo tiempo, la Gran Iniciadora y por ende, es quién decide a quién puede revelarle todos éstos conocimientos y a quién ¡no!.

 

808567.jpgSACERDOTISAS DE ISIS

En el Antiguo Egipto una de las figuras mas Importes era la Sacerdotisa de Isis, Solo aquellas quienes hayan superado todas las pruebas y desafíos de este entrenamiento y encontrado a Isis en su corazón, estarán habilitadas  para participar de la Ceremonia de Iniciación como Sacerdotisa o de Isis. En el antiguo Egipcio las sacerdotisas eran de rango real, o por lo menos de familias de abolengo. Se tenía por un gran honor que la hija del gobernante optase por ser Iniciada en los Misterios.

Lo mismo ocurría en Grecia, Egipto, o con las vestales romanas, sin olvidarnos de las ciwalteotl totonacas... hay multitud de ejemplos. Ellas querían mantener en secreto el “Velo de Isis” para evitar la curiosidad de profanos y de profanadores, como dijera Herodoto “guardando de Las mujeres sacerdotisas, aunque eran libres  de actuar en todas sus labores, en benéfico silencio”. En las fiestas llamadas “Misias”, las sacerdotisas tras varios días de encierro voluntario en el templo y cuya preparación consistía en ayunos y meditaciones con la única intención de purificar su espíritu y lograr “entronizar” a la Diosa en si misma. Cleopatra fue ante todo sacerdotisa de Isis y como tal aparece en los textos egipcios de la época. Un papel que acabó por convertirla en un importante personaje de la vida religiosa y mágica egipcia, verdadero puente hasta Occidente de una tradición que durante miles de años había conseguido expandirse por todo el Valle del Nilo.

 

Las mujeres sacerdotisas, aunque eran libres  de actuar en todas sus labores, no excluían al varón de sus ritos, ellos formaban parte complementaria y activa de los mismos.

 

La tradición es muy respetuosa para ellas, jamás adjudicaría a tales prácticas  los excesos sexuales, ni las drogas ni los asqueantes vicios de la masturbación, como se ha venido a difamar últimamente. Si Herodoto habla de “prostitutas sagradas” es con el solo objetivo esotérico del trabajo de la transmutación.

 

Existen tres tipos de sexo: el infra-sexo, el sexo-animal y el supra-sexo, ésta era la asignatura estudiada por todas las sacerdotisas de todos los tiempos arcaico. Los misterios sexuales tienen un carácter sagrado que exige, ante todo una gran castidad (no celibato), ello implica la práctica de la supra-sexualidad que nada tiene que ver con la infra-sexualidad, ni con la sexualidad-animal.  

 

La mujer actual es llamada con urgencia a ejercer su misión sagrada como sacerdotisa de su hogar, de su mundo y entorno. En éstos tiempos de crisis, es la mujer, quien debe tomar la rienda del verdadero valor de la existencia y cultivar en su derredor los eternos valores humanos que dignifican la raza. Ella es la mediadora del cosmos y portadora del espíritu.

 

INVOCACIÓN A ISIS

 

Isis Diosa de los mil nombres.

Tú que eres la primera que siempre has sido y siempre serás.

Que vibras a través de todas las circunstancias.

Que me muestras que estoy conectado a todas las cosas.

Abrázame ahora con tus alas extendidas.

Mírame cerca de la tierra, y escucha esta pequeña voz.

Que son las llamadas a ti en oración.

Desde la más oscura profundidad de mi corazón.

Mi alma está agitada, y el caos llena mi vida.

Dame valor para ir por el sendero correcto.

Haz que tu corazón y mi corazón sean uno.

Que así sea y así se cumpla.

 

-Agartha-

Compartir este post

Repost 0
Published by Agartha
Comenta este artículo

Comentarios

Tunez 08/13/2011 15:38



Interesante articulo sobre el culto a la diosa, a ver si se lo lee la gente porque seguro que les parece interesante.