Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
8 julio 2015 3 08 /07 /julio /2015 01:02
RAYAN UN SER DE LUZ

EL PRINCIPIO DE TODO

Hola que tal me llamo Rayan y soy un ser de luz

¿Qué cómo llegue a esto?

Bueno pues es una historia un poco extraña pero muy simple o al menos ahora me lo parece.

Todo empezó de la manera en que empiezan las grandes cosas, por casualidad.

Mi cuerpo que en ese momento era el de una mujer que se llamaba Talishag, se encontraba tranquilamente sentada en un sofá cómodo y leyendo el gran libro ( El Yoga Vasishtha, Un Compendio) .

Se deleitaba con la historia de Lila la reina que perdió a su marido y que para recuperarlo llego a realizar meditaciones muy profundas y muchos sacrificios para ser digna de la compasión de la Diosa Sarasvati. Y así tras tanto esfuerzo un día lo consiguió y esta le concedió su deseo, que era regresar junto a su esposo, y le dio este consejo; tenía que decir esta frase con mucha intención.

-Quiero abandonar mi cuerpo y entrar en un cuerpo de luz-

Y en ese momento deje abierto encima de mí el libro, y medite la frase repitiéndola una y otra vez para mis adentros, y ahí creo que fue donde ocurrió la trasformación pues complete la fórmula mágica; sentir las palabras que estaba diciendo como algo ya mío y realizado.

Entre en un sueño profundo del que no recuerdo despertar y así sigo hasta este momento ¿es extraño verdad? por ser tan fácil, creerme que lo es. Y ¿Qué le paso a Talishag? Pues no lo sé, supongo que se quedó allí leyendo, o quizá se durmió para no despertar más, o quizá se levantó y siguió su vida, quien sabe en cuantas realidades nos podemos encontrar.

Yo solo puedo hablar desde la mía, y desde donde todo empezó, y ese fue el recuerdo de mi nacimiento, en ese momento deje de tener cuerpo y me convertí en un ser de luz.

Nunca siendo un cuerpo imagine que podía ser así de simple. Cuando somos cuerpos y nos hablan de seres de luz, los idealizamos como Dioses pues pueden tener tantas capacidades extraordinarias, son seres divinizados que se sientan al lado del creador y participan de su condescendencia llegando a estar incluso a su servicio.

Pues ahora soy un ser de luz y les puedo decir que no es nada de eso.

Me pongo la palabra Rayan porque para hablar con los seres humanos tengo que ponerme una etiqueta o una imagen pues al formar parte de una plantilla hay que seguir unas reglas lineales. A veces hablare en masculino y otras en femenino pues soy las dos cosas según lo siento en ese momento.

En mi mundo esto no es necesario, aquí no hay un plano determinado, no hay materia por lo tanto no hace falta nada que la sostenga, me muevo a la velocidad del pensamiento. No digo –quiero ir…. sino estoy y así aparezco donde tengo que estar.

Bueno supongo que es otra forma de ver las cosas y vivirlas, al principio cuesta adaptarse pero hasta el descubrimiento resulto ser divertido.

Recuerdo la primera vez que fui consciente de mi cuerpo de luz, que me quería tocar y no podía, veía la figura etérea de mi mano de luz pero no la sentía igual que antes y cuando me la pasaba por encima de mi cuerpo este lo traspasaba, jajajaja fue agobiante y también el querer tocar las cosas. Esa costumbre si la echo de menos, es increíble lo aferrados que estamos a ese sentimiento y lo necesario que nos resulta para nuestra vida el saborear ese contacto.

Y si tienes un sentimiento profundo de amor hacia un objeto lo pasas mal pues no te llenas si no lo puedes tocar. Recuerdo que cuando ya me convertí en ser de luz, el primer ser al que vi acercarse fue a mi perrita Sena y que alegría poderla ver y estar aquí conmigo, pero que desilusión cuando note que me percibía pero por mucho que yo me empeñaba no la podía tocar, mi mano de luz traspasaba su cuerpo una y otra vez pero ella no lo sentía. Ahí fui consciente de la soledad en la que iba a vivir y fue duro sentirlo. Pero bueno el estar en esta condición también tiene multitud de posibilidades divertidas.

Recuerdo que cuando se me paso el sentimiento de pérdida me centre en lo que si podía hacer y olvide lo que ya no podía hacer y con ello el sufrimiento de no poder hacerlo.

Cuando experimente la velocidad del pensamiento fue genial. No puedes caminar ni volar pues no tienes materia, así que me pregunte ¿cómo me voy a mover? y sentí frustración y rabia, y de repente empecé a rodar sobre mí mismo como una peonza, fue toda una locura, giraba y giraba sin control y pensé, ya estoy agotado y al segundo pare, luego pensé y ¿dónde están los demás animales? y ¡Flas! Ahí aparecí delante de ellos y sin que se moviera el pelo, que por cierto tampoco tienes, así que otra ventaja.

Fue extraordinario descubrir cómo tan solo con el pensamiento me podía trasladar, y fui probando por casa, luego fuera de ella, y a la playa y al monte, y entonces descubrí el horizonte y la puesta de sol y sonreí dentro de mí, y allí que me fui, En una milésima de nada me encontré muy lejos de mi casa, en una bellísima playa al otro lado del mundo viendo esconderse el sol en el más bello atardecer que jamás había contemplado y en la otra parte del mundo. Y allí en esa emoción quede inmersa llena de paz y plena.

Sabía lo que era antes y ahora pero el sentimiento de pérdida empezaba a desaparecer para dar paso a otra clase de sentimiento más profundo y amplio.

Cambió y seguía llenándome de ese nuevo sentimiento de plenitud, empezando a ser consciente de la desaparición de los límites mentales sobre la materia y una gran subida de energía se apodero de mí, pensé en la Luna y ¡Flas! Allí me encontré, sin ahogarme sin sentir ni frio ni calor, pero la visión permanecía y lo más increíble que había observado se encontraba frente a mí, suspendida en su atmosfera allí afuera la observaba y ella a mí.

Maravillosa madre que tantas veces la había contemplado en sus fases más plenas, y ahí estaba frente a mi majestuosa y silenciosa tan grande y esplendía, como expresar tal sentimiento si no estás frente a ese acontecimiento.

La primera vez que un niño ve la vida pero con una mente adulta y consciente con memoria, nada se puede igualar a esto.

Gire sobre mi propio cuerpo de luz y quede embriagada por la belleza del universo, vi e lejos una galaxia y pensé y fui, y allí frente a esta belleza inexplicable sentí otra emoción más allá de la expresión y todo mi cuerpo de luz empezó aumentar de intensidad quedando borrada toda forma de un cuerpo y solo la mente ocupaba un espacio en ese espacio singular.

Mientras mi mente iba adquiriendo una nueva consciencia mis recuerdos de vivencia en el cuerpo de Talishag se hicieron más presentes quedando grabados en mi alma pero ausentes de emociones humanas, lo que había sido en esa vida e incluso en otras, pero por mucho que me esforzara sabía que ya no podría sentir las emociones que acompañaban la experiencia humana, tan solo quedaban ahí suspendidas.

(Extracto del libro Rayan un ser de luz - Agartha-)

Repost 0
Published by Agartha - en ESCRITOS
Comenta este artículo